Biografía de Paramahamsa Hariharananda
(1907-2002)

Su Niñez
Paramahamsa Hariharananda nació con el nombre de Rabindranath Bhattacharya en la aldea de Habibpur en Nadia, Bengala, India, el 27 de mayo de 1907. Nació en una familia adinerada, con un padre brahmín, Haripada Bhattacharya, y una madre extraordinariamente piadosa, generosa y amorosa, Nabin Kali Devi.

El niño Rabi sería tan luminoso y brillante como el sol, removiendo la oscuridad de la ignorancia del mundo, tal como fue pronosticado por su padre. (Rabi significa "sol".) Rabi era altamente espiritual y culto, leal e inteligente, y bien instruido en todas las escrituras.

Su precoz memoria para los intrincados mantras, himnos y plegarias en sánscrito, que aprendió al escuchar a su padre a la edad de apenas cuatro años, exhibía una maravillosa perspicacia poco común. Bajo la guía de su padre, rápidamente dominó la astrología védica y la quiromancia.
 

Cuando Rabi tenía doce años, Shri Bijoy Krishna Chattopadhyay, un renombrado maestro autorrealizado y discípulo del legendario Swami Trailanga, lo inició en el Jnana Yoga. 

 

Luego de aprender de Shri Bijoy Krishna por más de una década, el joven Rabindranath preguntó al maestro si podía enseñarle cómo alcanzar el estado supremo de realización conocido como nirvikalpa samadhi.

 

El maestro humildemente le dijo que no podía enseñarle cómo alcanzar ese estado, pero le sugirió que para este fin acudiera al gran maestro de Kriya Yoga, Swami Shriyukteshwar Giri

Shri Bijoy Krishna Chattopadhyay

Conociendo a Su Maestro
1932 fue un año trascendental. Rabindranath conoció a Swami Shriyukteshwarji en el ashram de Serampore y fue iniciado en Kriya Yoga.

 

Desde el primer encuentro -luego de estudiar su carta astral y las líneas de su mano- Shriyukteshwarji supo y le confió a su discípulo que su destino era convertirse en un gran monje y yogui realizado, y difundir el Kriya Yoga por todo el mundo.

Swami Shriyukteshwarji le enseñó astrología cósmica y le pidió que se mudara y tomara las riendas del famoso Karar Ashram en Puri, Odisha. Pero Rabindranath no se sintió aún preparado para esta tarea.

 

En la amable compañía de Swami Shriyukteshwarji, atravesó las etapas del primer Kriya. Recibió luego el segundo Kriya por parte de Paramahamsa Yogananda, luego de ser testigo del samadhi -estado yóguico de unión con Dios- de Yoganandaji durante el regreso de éste a la India en 1935.
 

Dos años después del mahasamadhi -fallecimiento- de Swami Shriyukteshwarji, en 1938 Rabindranath decidió mudarse a la ciudad de Puri, cerca del Karar Ashram. Antes de mudarse a Puri, Rabindranath instruyó a un amigo a que encontrara en esa ciudad una casa que pudiera alquilar.

Un viejo monje desconocido ayudó a su amigo para que encontrara una casa para alquilar. Semanas más tarde su amigo se dio cuenta de que el viejo monje que le había ayudado para encontrar la casa junto al mar, en la que Rabi vivió por un tiempo, había sido Swami Shriyukteshwarji (que había fallecido dos años antes). 

 

Muchas personas reportaron haber visto el cuerpo físico de Swami Shriyukteshwarji luego de su partida del mundo.

 

Unos meses después, Swami Shriyukteshwarji instruyó a Rabindranath para que fuera a vivir directamente al Karar Ashram. A partir de ese día, en 1938, vivió en el ashram con el nombre de Brahmachari Rabinarayan, llevando una vida de asceta, cumpliendo el gran deseo de Swami Shriyukteshwarji.

Swami Shriyukteshwar Giri

Un Discípulo Avanzado
En 1940, Brahmachari Rabinarayan dominaba los avanzados estados yóguicos de kechari, bhramari y shambhavi. Durante esta época, una efulgencia de luz sobrenatural comenzó a brillar alrededor de su cuerpo, produciendo un inefable temor y éxtasis espiritual en muchos.

 

En 1941, aprendió el tercer nivel de Kriya de Swami Satyananda Giri, uno de los principales discípulos de Swami Shriyukteshwar.

 

Entre 1943 a 1945, recibió las últimas iniciaciones en Kriya por parte de Shrimat Bhupendranath Sanyal, un hombre de familia y discípulo realizado de Lahiri Mahasaya. En 1944, un yogui misterioso y anónimo le enseñó algunas complejidades sobre la meditación y la vida espiritual.

 

Entre 1946 y 1948, alcanzó diferentes estados de samadhi, y en 1948 Hariharanandaji alcanzó el estado supremo de realización, el estado de completa unión divina, sin pulso ni respiración, conocido como nirvikalpa samadhi.

 

Poco tiempo después, Mahavatar Babaji se apareció físicamente ante él en su habitación del Karar Ashram, le felicitó por su logro espiritual y le asignó la misión de enseñar el Kriya Yoga auténtico en Oriente y Occidente. 

 

Consciente de su logro espiritual, en 1951 Paramahamsa Yogananda le dio a Brahmachari Rabinarayan el poder para iniciar a los buscadores sinceros en Kriya Yoga, tal como Yoganandaji lo enseñaba en occidente. Shrimat Bhupendranath Sanyal también lo reconoció y autorizó como Maestro de Kriya Yoga en su forma pura y tradicional.

 

En consecuencia, comenzó su larga labor misionera que lo llevó a lo largo y ancho de su amada India. Fue también bendecido con el más elevado logro espiritual, el estado de paramahamsa.

El 27 de septiembre de 1958, la Diosa Madre Kali, su deidad principal, apareció ante él con toda una efulgencia de luz y radiante esplendor, instruyéndole a trabajar incansablemente por la elevación espiritual del mundo, asegurándole sus bendiciones en su tarea de enseñar el Kriya Yoga.

Paramahamsa Hariharananda en 1958

En el día de su cumpleaños número cincuenta y dos, el 27 de mayo de 1959, fue iniciado en el sannyasa -el camino monástico- por el mundialmente renombrado sannyasi Jagadguru Bharati Krishna, el Shankaracharya de Gobardhana Peetha, Puri. Desechando su nombre anterior de Brahmachari Rabinarayan, se convirtió en Swami Hariharananda Giri.

 

Posteriormente viajó a la famosa Ranikhet, en los Himalayas, para visitar a Babaji Maharaj, pero sólo escuchó la voz de Babaji instruyéndole que difundiera Kriya Yoga alrededor del mundo.

 

Hariharanandaji tuvo la excepcional habilidad de ingresar en el estado supremo de nirvikalpa samadhi en cualquier momento y lugar. Numerosas veces exhibió este estado delante de grupos de personas, y en ocasiones algunos médicos presentes se acercaron y comprobaron con asombro su estado sobrehumano. 

En 1971, Swami Satyananda Giri, unos meses antes de su fallecimiento, designó a Hariharanandaji como su futuro sucesor para cumplir el papel de Maestro y presidente del Karar Ashram fundado por Shriyukteshwarji en 1903.


Baba Hariharananda en Occidente
Aunque Paramahamsa Hariharananda había sido invitado varias veces por sus discípulos occidentales para que visitara occidente, él no estaba interesado. Pero en 1974 fue invitado, en última instancia, por un grupo de discípulos de Suiza y Alemania, y finalmente aceptó la Voluntad Divina de enseñar el Kriya Yoga auténtico alrededor del mundo.

 

La profecía de Swami Shriyukteshwarji y la directiva de Shri Babaji se hicieron realidad. En sus propias palabras: "No tenía deseo de ir al extranjero, pero seis discípulos de Suiza, que visitaban Puri por tercera vez, insistieron en mi visita a su país.

 

Me dijeron: 'Usted siempre está ocupado con los discípulos de India. Hay cientos de buscadores verdaderos de Dios esperando en el extranjero. ¿No debería usted ayudarlos? ¿Nació usted sólo para India?' Estas palabras provenientes de un grupo de discípulos sinceros me conmovieron y decidí ir en una misión a los países extranjeros."
 

El 3 de junio de 1974 partió de Delhi hacia Europa, acompañado por unos pocos discípulos. Durante este primer viaje al occidente visitó cinco países -Francia, Suiza, Inglaterra, Bélgica y Alemania- y cientos de personas fueron iniciadas en Kriya Yoga.

 

Este primer viaje al occidente trajo una nueva era en la historia del movimiento de Kriya Yoga luego de Paramahamsa Yogananda.
 

Ante la insistencia de discípulos occidentales, nuevamente emprendió su tour al occidente en 1975. Desde Bogotá, Colombia, un discípulo vino a acompañar a Paramahamsa Hariharananda a los Estados Unidos.

 

Abordaron el avión el 24 de mayo de 1975, desde Delhi a Curacao en Sudamérica. Luego de un vuelo extremamente largo llegó allí alrededor de las 11 p.m. esa noche, para encontrar a cientos de personas que esperaban para recibirlo con flores y amor.
 

Tras una permanencia de seis días en Curacao, viajó a Bogotá, la capital de Colombia, para entregar su mensaje divino. En esta ciudad, en una de las primeras reuniones, ingresó voluntariamente en el estado de nirvikalpa samadhi -el estado de completa unión con Dios, con ausencia de pulso y respiración-. Un médico que se hallaba presente entre los asistentes se acercó y verificó este hecho. 

 

En Bogotá, cada día el público se incrementaba, y las personas incluso esperaban afuera en las calles para verlo. Tuvieron que alquilar el auditorio más grande para poder acomodar la gran concurrencia de almas buscadoras.
 

En uno de los encuentros hubo varios sacerdotes, monjas y personas religiosas. Un sacerdote mayor le preguntó: "¡Swamiji! ¿Es usted cristiano? Todos somos cristianos. Si usted no es cristiano, entonces, ¿qué podemos aprender de usted?"

 

Al oír esta pregunta, él respondió:
"¿Su Dios es cristiano? ¿A cuál religión pertenece Él? ¿Se viste Él como usted? ¿Es Dios un faquir hindú o musulmán? ¿Cuántos dioses hay? ¿Qué tipo de comida come Él? Yo he experimentado que hay un Dios, que no es ni hindú, ni musulmán, ni cristiano. Él es omnipresente, omnisciente y omnipotente.

Está escrito en la Santa Biblia: 'Dios hizo al hombre y a la mujer a Su propia imagen y respiró en sus narices el aliento de vida. Entonces el hombre se convirtió en el alma viviente'. Al estar Dios en todas partes, Él se encuentra también en cada ser humano. No es cuestión de casta, credo o color; no hay límites o segmentación de religiones. Así como el sol es uno y la luna es una, así también Dios es uno."

 

Habían ya muchas personas en Estados Unidos iniciadas por Paramahamsa Hariharananda en Kriya Yoga. Sabiendo que él estaba en Curacao y en Bogotá, muchas personas de Nueva York y Washington D.C. lo visitaron allí y le solicitaron que fuera a los Estados Unidos. Aceptando su invitación, partió hacia Nueva York desde Curacao via Miami.
 

Durante sus veinticuatro días de permanencia en Nueva York, ofreció muchos discursos públicos, charlas radiales, dio entrevistas e inició a las personas interesadas. Muchas personas allí entraron en contacto con él y fueron bendecidas con su divina compañía. De Nueva York viajó a Washington D.C., acompañado por muchos de sus antiguos discípulos. 

 

Desde allí viajó rumbo a Alemania, el 7 de agosto de 1975. Y desde allí regresó a la India.
 

Nuevamente, tras un largo intervalo de alrededor de dos años, por tercera vez Paramahamsa Hariharananda viajó al occidente. De esta manera, Kriya Yoga se difundía de ciudad a ciudad y de país a país. Miles de personas, estando extremamente interesadas en la vida espiritual y la meditación, cambiaron sus vidas y siguieron las instrucciones prácticas del Kriya Yoga.

Paramahamsa Hariharananda

En 1980 tuvo lugar el encuentro entre Hariharanandaji y su joven discípulo Triloki Dash, quien en ese momento era un estudiante de economía. Poco a poco, Gurudev Hariharanandaji inicia a Triloki en los diferentes niveles del Kriya Yoga.

En 1992, Hariharanandaji autoriza a Triloki Dash como Yogacharya (instructor de Kriya Yoga). En 1995, el Maestro inicia a Triloki en la orden de los Swamis, otorgándole el nombre monástico de Swami Prajnanananda Giri. 

En 1998, Gurudev concede a Prajnananandaji el título de paramahamsa, reservado para monjes que alcanzan la cúspide de la realización espiritual. 

Paramahamsa Hariharananda, años antes de su fallecimiento, designó a Paramahamsa Prajnanananda como su sucesor espiritual en el linaje de Kriya Yoga y futuro presidente de la organización mundial Kriya Yoga International Organization que él fundó.
 

Respecto de Prajnananandaji, Gurudev afirmó: "Es el discípulo más avanzado, tanto espiritualmente como en cualquier otro aspecto. Tengo la firme convicción de que bajo su liderazgo, Kriya Yoga se esparcirá en oriente y en occidente, y que más y más personas se beneficiarán mediante la técnica de Kriya Yoga."

Paramahamsa Hariharananda y su sucesor

Altamente educado y bien versado en muchos idiomas, Paramahamsa Hariharananda comprendió numerosas escrituras, como la Biblia, la Torá, el Corán, los textos budistas, los Vedas, los Upanishads, los Tantras, Yoga Sutras de Patanjali, Sankar Darshan, Brahmasutra y otras.

 

Aportó luz sobre su significado al proveer interpretaciones divinas en una nueva forma metafórica. Sus escritos incluyen "Kriya Yoga: Proceso Científico para Cultivar el Alma", "The Bhagavad Gita In the Light of Kriya Yoga: A Rare Metaphorical Explanation for God-Realization", y numerosas otras publicaciones.

 

Al integrar tantas escrituras con el Kriya Yoga, fue altamente elogiado en todo el mundo como un vishwa guru (instructor de todos los seres).

Paramahamsa Hariharananda entró en mahasamadhi -el estado de samadhi final y voluntario de un maestro realizado al dejar el cuerpo físico- el 3 de diciembre de 2002, en la ciudad de Miami, Florida, a la edad de 95 años.

 

En una ocasión le preguntaron al Gran Maestro:

"¿Qué ocurrirá luego de que usted abandone su cuerpo?"

Él respondió:

"Ahora estoy trabajando en un área pequeña, periférica. Cuando abandone mi cuerpo trabajaré mucho más. Cuidaré de todos. Seré uno con los maestros, con Shriyukteshwarji, con Yoganandaji, y les ayudaré a todos de muchas maneras diferentes.

 

Estaré con ustedes, con más amor, más gozo, más apoyo, y más fortaleza.  

 

 

Aún luego de mi partida física, estaré ayudando a las personas que lleguen a este sendero."

Informarme sobre próximos programas