Biografía de Paramahamsa Prajnanananda

Sus Primeros Años
Paramahamsa Prajnanananda nació el 10 de agosto de 1959 como Triloki Dash en el poblado de Pattamundai, en Odisha, India. Criado en una atmósfera piadosa y espiritual, comenzó su búsqueda de un mentor espiritual en la niñez temprana. Siempre ha sido un sincero buscador de la verdad.


"Cuando él nació, una persona realizada, un monje, vino a esta casa y dijo que 'el niño es un niño espiritual y será altamente calificado. Su memoria será aguda y leerá extensamente todos los libros espirituales auténticos del mundo. Así que, por lo tanto, otórguenle el nombre de Triloki'.

 

Él dijo: 'Triloki significa alguien que reinará sobre los tres mundos presentes en cada cuerpo humano.
Uno es el cuerpo causal -el reino de los cielos mora en cada ser humano-, lo cual es A.
El segundo es el cuerpo astral -la envoltura mortal e inmortal mora dentro de todo cuerpo humano-, que es U.
Y tercero, el cuerpo denso de cada ser humano es el templo de Dios, que es M.

 

Así que en cada cuerpo humano está el A-U-M -llamado OM-. En el futuro, Triloki será altamente realizado, purificará a todos los seres humanos y enseñará la realización de Dios, que mora en todos los seres humanos'.

 

Es por ello que el monje dijo que Dios es quien conduce el cuerpo entero de los seres humanos; en el futuro este niño enseñará cómo alcanzar la realización de Dios."


(Una introducción a Brahmachari Triloki Dash en Vienna en 1994 por Paramahamsa Hariharananda)

Él Posee la Llave

por Jyothi Bathina

"En una calurosa tarde de verano, en un pequeño poblado en Odisha, India, un pequeño niño brahmín llamado Triloki Dash se sienta bajo las extendidas ramas de una antigua higuera de Bengala.

 

Se sienta estudiando minuciosamente sus libros escolares bajo la serena sombra, y detrás de él se yergue el templo del pueblo dedicado al Señor Shiva, el yogui supremo, cerrado ahora durante el calor del mediodía. El sacerdote ha llevado a cabo su adoración matutina y el templo está cerrado con candado hasta el atardecer.


Pero el pequeño Triloki posee la llave, y cuandoquiera que una devota venga tarde y jadeando, cansada y polvorienta durante la tarde, esperanzada por tener una vislumbre de su Amado Divino -llevando leche, cuajada y ghee para realizar abhishek-, su corazón no le permite rechazarla.

 

Él ve su decepción, observa silenciosamente sus desesperados esfuerzos por despertar incluso a un sacerdote brahmín en la aldea para que la ayude a realizar la puja (adoración) y finalmente, cuando ella regresa y se sienta, desanimada, en las escalinatas del templo, murmurando desconsoladamente para sí misma, él le pregunta cuál es el problema.

 

La mujer se vuelve hacia él con una nueva esperanza, preguntándole si es un niño brahmín y si puede ayudarla con la puja. Con un brillo travieso en esos brillantes ojos negros, Triloki dice que sí, y de su mano emerge la pesada llave de las puertas del templo.

 

En un instante, él se viste con un dhoti naranja que lleva consigo sólo para tales emergencias, y sube corriendo por las escalinatas de piedra. Sus ágiles dedos destraban las puertas y las abre completamente.

 

Aunque luce pequeño y frágil, valientemente se esfuerza por buscar las pesadas cubetas de agua para brindar al Señor Shiva su baño ritual y, con gran devoción y fervor, él mismo ejecuta el abhishek, decora el lingam con flores, da arati y lo ofrece a la extasiada devota.

 

Ella lo bendice con lágrimas en los ojos, dando gracias en voz alta a la madre que ha dado a luz a semejante hijo.


Ese Triloki Dash es ahora Paramahamsa Prajnanananda, ya no más un muchacho de escuela. Es bien versado en todas las escrituras. Ya no se sienta bajo al árbol de la aldea; viaja por cuatro continentes, enseñando el evangelio del amor, la verdad y la divinidad.

 

Muchas cosas han cambiado, pero hay una que no. Él aún se encuentra esperando y observando, preparado para abrir las puertas hacia incalculables riquezas espirituales, hacia la unión con lo Divino.

 

No importa cuán tarde llegue el viajero, no importa cuán fatigado, si nuestro deseo es fuerte y nuestra motivación pura, él nunca nos rechazará.

 

Dispuesto a compartir el secreto del amor, dispuesto a destrabar los misterios del yoga, dispuesto a llevar la inmensa carga de todos nuestros pecados y tristezas sobre su propia frágil espalda, limpiándolas con la pureza de su amor y compasión, decorando nuestro sendero con la sabiduría y belleza de su presencia, él nos ofrece el arati de la salvación con un corazón generoso.


El muchacho de escuela es ahora un instructor, un maestro que nos brinda todo lo que tiene, dejando todo a un lado para servir a sus estudiantes, permitiéndonos caminar firmemente en el sendero hacia Dios.

 

En este auspicioso día de su nacimiento, seamos el eco de esa devota de mucho tiempo atrás, dando gracias a Dios y a su madre humana Vaidehi Dash, quien trajo al mundo tan hermoso hijo."

El joven Triloki sentado junto a su Maestro

Un Estudiante Sincero
En 1980, siendo aún un estudiante de colegio, conoció a su maestro Paramahamsa Hariharananda, quien lo inició en Kriya Yoga. Este encuentro cambió toda su vida.

 

A diferencia de sus pares, Triloki Dash pasaba mucho de su tiempo en oración, puja y meditación. Frecuentemente se retiraba a la soledad de remotas cuevas en los Himalayas para estar en compañía de sabios y santos, buscando la Verdad Última.

 

Mantenía una rigurosa práctica espiritual bajo la tutela de su amado maestro mientras trabajaba como profesor de Ciencias Económicas en el Colegio Ravenshaw en Cuttack.


Pronto se fue a vivir con su maestro al Karar Ashram en Puri, Odisha, y viajaba hacia y desde Puri hasta Rourkela y Cuttack, en donde enseñó como profesor de Ciencias Económicas durante once años.

 

Brahmachari Triloki Dash acompañaba a su maestro durante sus viajes por la India.

Entrevistador:
"¿Cómo supo usted que su maestro era su maestro cuando lo encontró?"

 

Paramahamsa Prajnanananda:
"Es muy interesante. Yo solía visitar a muchos maestros, buscando realmente quién era mi verdadero guía. Así que cuando conocí a mi verdadero maestro, fui capaz de juzgar, a través de mi asociación con él, que él era el verdadero guía que me podía ayudar a desarrollarme y avanzar en el camino del amor y la espiritualidad.

 

Entonces, encontrar a mi maestro fue una decisión tomada cuidadosamente de acuerdo con el amor y la bendición de Dios."


(Extracto de una entrevista radial con Paramahamsa Prajnanananda en Estados Unidos, 1996)


Un Instructor Dedicado
En 1992, Paramahamsa Hariharananda autorizó a Triloki Dash para iniciar a los buscadores sinceros en Kriya Yoga. También lo instruyó a viajar y conducir clases sobre Kriya Yoga en varias partes de Odisha y Bengala.

 

Luego, en 1993, con las bendiciones de este gran maestro, Brahmachari Triloki Dash fundó un ashram en las afueras de Cuttack, que fue santificado por la divina visita de su maestro.


Fue llamado a Europa en 1994 por su Gurudev Hariharanandaji para unirse a él y enseñar Kriya Yoga allí. Luego, en 1995, durante una corta visita a la India, Brahmachari Triloki Dash fue iniciado como sannyasi, monje, por Paramahamsa Hariharananda.

 

Recibiendo el nombre de Swami Prajnanananda Giri, fue instruido por su Gurudev para viajar al día siguiente a Europa, Estados Unidos y otros países, a fines de enseñar Kriya Yoga a través de conferencia públicas, seminarios, retiros y clases de meditación.

 

Mucho antes de que Triloki Dash se convirtiera en monje, Paramahamsa Hariharananda predijo:
"Lo que yo he comenzado, debe ser completado por él."

 

Tres años más tarde, Prajnanananda recibió el título de Paramahamsa, el más elevado título dado a monjes y santos que alcanzan la cumbre de la realización de Dios, de parte de su Gurudev, el 10 de Agosto de 1998, día de su cumpleaños.

A Gurudev Paramahamsa Hariharananda le preguntaron:
"¿Por qué eligió a Prajnananandaji como su sucesor?"


El Maestro respondió:
 

"Paramahamsa Prajnananandaji es el calco de Hariharananda. Desde la primera vez que vino a mí, supe que sería un seguidor sincero y que él continuaría la obra de los gurús.

 

Él era muy joven en ese momento y entonces no le revelé este hecho. En lugar de ello, mantuve una atenta mirada sobre él mientras lo entrenaba en todos los aspectos para que pudiera eventualmente ser el verdadero sucesor de Hariharananda.

 

Él es quien más conoce de Hariharananda. Los pensamientos de Hariharananda y los suyos son uno. ¡Tanta alegría me produjo ésto! Su campo estaba listo y tenía la receptividad para Hariharananda.

 

Él tiene una completa fe y lealtad hacia Hariharananda. Se ha entregado completamente a Hariharananda y es el discípulo que me sigue en un cien por ciento. Aún cuando mi aliento se detenga, el de Prajnananandaji continuará; serán mi respiración, mis palabras, mi amor. Él terminará lo que yo he comenzado.
 

En el día de su cumpleaños, le otorgué el título de Paramahamsa, porque él ha alcanzado el estado de paramahamsa. Sólo alguien que es realizado puede tener ese estado.

 

He otorgado sannyasa a muchos renunciantes y el título de acharya a muchos jefes de familia, pero sólo otorgué Paramahamsa a un verdadero paramahamsa, Paramahamsa Prajnanananda.

 

Él es la Verdad. Él es Amor. Así que ustedes deberían seguirle en un cien por ciento. Si quieren la realización de Dios, deben seguirle. Les he dado todo de mí, ahora él les dará el resto.

 

Seguirle, es seguir a Hariharananda."

Su Obra
Como orador en la Conferencia del Parlamento de las Religiones del Mundo en 1999, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, dio dos charlas poderosas: "Reducción de la Pobreza: Una Mirada Espiritual" y "Yoga: La Esperanza del Futuro".

 

Como presidente de Prajnana Mission, ha emprendido proyectos que promueven la educación espiritual, servicios sociales y de salud, y obras filantrópicas alrededor del mundo. Estableció Hariharananda Balashram, una escuela residencial para niños pobres y huérfanos en Arua, cerca de su propio lugar de nacimiento, Pattamundai.

 

Siguiendo la visión de su Gurudev, Prajnananandaji creó un hermoso ashram de prestigio internacional en Balighai, en Odisha, llamado Hariharananda Gurukulam, y su más reciente agregado, un majestuoso templo de samadhi en conmemoración de su Gurudev.

Prajnananandaji es un escritor incansable, utilizando al máximo su poco tiempo disponible para brindar a través de sus libros la mayor cantidad de enseñanzas posibles a los buscadores espirituales. 

Es autor de más de 70 libros. 

Algunas de sus obras -en inglés- son:
 

(Acceda al catálogo completo en inglés)

Informarme sobre próximos programas