Kriya Yoga y los Chakras

Chakra significa "rueda". Los chakras son los centros de energía, que forman parte del cuerpo sutil o astral. El prana es la energía vital que fluye por todo el cuerpo sutil, y los chakras son los plexos o vórtices de energía pránica.

Estos chakras se ubican en diferentes niveles de la sushumna. Si consideramos a la sushumna como una escalera, entonces los siete chakras serían los siete peldaños de dicha escalera. Nuestra conciencia debe ascender por esta escalera. Una vez hayamos alcanzado el peldaño más alto, el sahasrara, seremos uno con el Ser, inmersos en conciencia cósmica. Es el estado de nirvikalpa samadhi.

 

Generalmente se ubica a los chakras en relación con diferentes partes del cuerpo físico, aunque como hemos dicho, pertenecen al cuerpo astral.
Estos ubicaciones son:

  • Muladhara: centro coccígeo.

  • Swadhisthana: centro sacro.

  • Manipura: centro del ombligo.

  • Anahata: centro del corazón.

  • Vishuddha: centro de la garganta.

  • Ajna: centro de la pituitaria.

  • Sahasrara: fontanela. 

A los chakras se les conoce también como florecientes padmas, o flores del loto. De los siete chakras en el cuerpo, cinco se encuentran en la columna vertebral, y dos se ubican en la cabeza.

 

El muladhara chakra se halla en la base de la columna. Le llamamos también el centro del dinero. Es un loto de cuatro pétalos, representando al elemento tierra, y es el lugar de las actividades materiales. Todas tus posesiones, tus éxitos, y todo lo material se encuentra allí.

 

Pero recuerda que el muladhara chakra es activado desde la cima, la fontanela, desde el sahasrara chakra, el séptimo chakra, a través de la respiración. Si no hubiera respiración no tendrías dinero.

 

Ordinariamente, la gente se halla ocupada con el dinero y olvida a Dios, pero las personas espirituales combinan ambas cosas. Permanecen en el centro inferior y trabajan desde allí, pero mantienen un poco de atención en la cima, pues el cuerpo es como un automóvil, y el conductor permanece en la cima.  
 

El segundo centro, el centro de la familia, o swadhisthana, se encuentra en la columna, detrás de los órganos genitales. Su elemento es el agua.

 

Es el lugar del placer sexual, y la alegría. El deseo de tener familia y niños proviene de este chakra, pero nuevamente, sólo puedes tener familia, disfrute, placer, preocupación, e hijos, si tienes la respiración. Sin la respiración, no podrías disfrutarlos. Por lo tanto, debes permanecer en la cima; mantén tu atención en la cima, en el sahasrara.  
 

El tercer centro es el manipura chakra, el centro del ombligo, o centro de la comida. El elemento aquí es el fuego. Es el lugar de la comida, la bebida, la salud, la belleza, y el brillo. Tu alimento te dará salud y brillo. Cuando estés comiendo, mantén tu atención en la cima.  
 

El cuarto centro se halla en el corazón, o anahata chakra. Contiene el elemento aire, y es el lugar del ego, la emoción, la infelicidad, la ira, y la envidia. Hay también allí amor, compasión, bondad, dulzura, y afecto, por lo cual todo, lo bueno y lo malo, está en tu corazón, y nuevamente tienes que permanecer allí y, al mismo tiempo, permanecer en la cima.  
 

El siguiente es el vishuddha chakra, el quinto centro, en la garganta. Contiene el elemento éter, y es el lugar de la religión, la filosofía, el intelecto, la adoración, la plegaria, el canto y el baile. De manera que en tus actividades religiosas recuerda siempre estar en la cima y recordar a Dios.
 

Luego se halla el ajna chakra en el punto medio entre las cejas, entre 8 y diez centímetros hacia adentro, el centro del alma. Es el lugar de la intuición. Se le conoce también como el centro de la conciencia crística, o centro del Hijo, o Cristo.
 

Desde el punto medio entre las cejas puedes localizar el sahasrara chakra, la fontanela. Es el lugar de los diez dedos, pues si colocas tus primeros cuatro dedos juntos desde la cima de tus cejas, luego otros cuatro dedos por encima de ellos, formando ocho, y luego dos más, te hallarás en la cima, en el sahasrara chakra, el loto de mil pétalos, o fontanela.  

Estos son los siete chakras, la esencia de la práctica del Kriya. Tienes que ir por encima de todos los chakras hasta la fontanela, y entonces te realizarás.  

En el cuerpo, los cinco chakras inferiores te mantienen ocupado en el mundo material. Si quieres crecer espiritualmente, debes elevarte por encima de los cinco chakras.

 

Al chakra ubicado a la altura del entrecejo se le conoce como el centro de la conciencia crística. El chakra de la coronilla, en la cima de la cabeza, la fontanela, es el sitio del Padre Divino.

 

Cuando te elevas por encima de los cinco chakras, llegas hasta el centro del alma, el lugar de la conciencia del Cristo, y desde allí puedes alcanzar el séptimo chakra, en la cima de la cabeza.

 

Si no atraviesas primero el sexto chakra, no podrías acceder al séptimo. No puedes alcanzar al Padre sin pasar primero por el Hijo, el centro del alma. Desde allí podrás subir hasta la fontanela, el centro del Padre.

Aquel cuya mente se encuentra absorta en los chakras inferiores, en las tendencias inferiores, se halla en el infierno. Cuando alguien se halla en el estado superior de conciencia, en la fontanela, se encuentra en el cielo.

El efecto de tu karma del pasado se encuentra almacenado en tu cuerpo astral, en tus chakras. Al practicar Kriya Pranayama, las semillas del karma que se encuentran allí almacenadas pueden ser fácilmente incineradas, y así liberarte.

 

La técnica de Kriya Yoga ayuda a acelerar tu evolución espiritual. Kriya Yoga es una hermosa técnica, y el medio más rápido hacia el éxito en el camino de la Autorrealización.

 

Durante la iniciación se instruye a los estudiantes a que ofrezcan todo su karma a Dios y a los Gurús, lo cual se simboliza mediante la ofrenda de frutas.

 

Kriya Yoga ayuda a disminuir el ciclo kármico y eliminar el karma. Cuando el karma es eliminado alcanzas la realización. Las personas realizadas son libres de todo karma. 

Sin el alma no podríamos ganar dinero alguno. Dios nos ayuda a ganar el dinero, lo cual se encuentra en el primer chakra. El centro de la familia, o segundo chakra, es también activado por el alma.

 

El tercer centro es el centro de la comida. Un cadáver no tiene apetito, así que no puede comer. El apetito que es dado por Dios es ya, por lo cual comemos. El acto de comer es kri.  
 

De manera similar, las cualidades del centro del corazón, o cuarto chakra, son cualidades que existen debido al alma. El quinto chakra, el centro de la garganta, es también activado por la respiración, o el alma.  
 

Dios también nos provee de pensamientos, uno tras otro. Todos los pensamientos y Dios son uno. Si en cada pensamiento le observas, eso es kri ya. Muchos malos pensamientos vendrán también, pero tan sólo tienes que devolverlos a Dios. Eso es kri y ya.

 

Él permanece en el alma, en la pituitaria; Él se encuentra activando todo desde allí. Un Padre Celestial, cuya imperecedera energía de vida impregna todas las células de nuestro cuerpo, átomos, tejidos, diafragma, piel, carne y huesos, se halla activo por todo nuestro cuerpo desde nuestro nacimiento. Es Él quien toma nuestra respiración.  

Informarme sobre próximos programas