Kriya Yoga y la Respiración
por Paramahamsa Hariharananda

Kriya Yoga se basa en la práctica del control de la respiración. Las escrituras yóguicas dicen que una persona respira 21.600 veces por día, con actividades normales. ¿Cuántas son 21.600 respiraciones si las divides en horas y minutos?

 

Los médicos dicen que una persona promedio respira 15 o 16 veces por minuto. Cuando estás enojado, emocional o estresado, el ritmo respiratorio aumenta de 15 hasta 32, o incluso más. 

 

La gente tiene diferentes tipos de respiración. Cuando experimentan estímulos sensuales, su ritmo cardíaco cambia y sienten esta sensualidad en todo su cuerpo. Por la noche, mientras duermen, su respiración cambia y experimentan calma. No tienen conciencia del universo, ni tampoco enojo, orgullo, crueldad ni pasión. 

 

Kriya Yoga no es ese tipo de respiración. Es una respiración especial que debes aprender del maestro realizado, quien te enseñará a respirar apropiadamente.  

Cuando tu respiración es más rápida, tu mente está inquieta y tu cuerpo se agita. Cuando tu respiración es lenta y tenue, tu mente puede ser fácilmente regulada, fácilmente controlada. La respiración trae calidad a tu vida.  

 

Los yoguis comprendieron el secreto de la respiración. Ellos quisieron regular su respiración para volverla lenta y tenue, reduciendo su ritmo respiratorio de 15 a 12, luego a 10, y cada vez más.

 

Cuando la respiración es regulada, aunque estés inhalando menos y haya menos respiraciones por minuto, tu cuerpo recibe aire fresco, más oxígeno, a causa de las respiraciones profundas. Cuando se reduce tu ritmo respiratorio, aumenta la calidad de tu mente. Al cambiar tu respiración puedes cambiar tu mente.  

 

La respiración inquieta produce agitación en la mente. La respiración regulada produce control y disciplina en la mente. Cuando sientes emoción o enojo respiras más rápidamente, pero una vez que hagas más lenta tu respiración, el enojo y la emoción se irán.

 

Por eso digo que el control de la respiración es control sobre tu ser, el dominio de la respiración es dominio de tu ser. Puedes decir que aquí ser significa mente, y que el control es sobre tu propio ser, sobre tu propio estilo de vida. Es por esto que el control de la respiración es autocontrol.  

 

Kriya Yoga es no-sectario. Se basa en la respiración. Todos respiran -humanos, animales, aves y plantas- así que el Kriya Yoga es la ciencia de la vida universal. Es libre de todo dogmatismo y de toda idea religiosa.  

Existen cincuenta tipos de respiración, de las cuales cuarenta y nueve son extrovertidas e inquietas. Hay una respiración espiritual que es muy lenta y tenue; es una respiración imperceptible que viene de manera natural cuando uno se halla en meditación profunda.

 

Luego de practicar kriya pranayama, uno entra en paravastha, un estado en el que no hay pensamientos, ni mente, ni conciencia corporal, nada, y la respiración cambia de manera natural y se vuelve lenta y tenue.

Si controlas tu respiración, verás gradualmente que tu mente, tus pensamientos y tu intelecto han desaparecido; la conciencia corporal y la conciencia mundana han desaparecido. Entonces estarás percibiendo el Alma interior.

 

Estarás obteniendo el estado sin respiración. Ni siquiera estarás observando tu inhalación. Estarás obteniendo descanso para tus pulmones y corazón, incluso en el conducto nasal. Podrás percibir al Ser Interior, el cuerpo invisible, y ese es el cuerpo omnipresente.  

 

Debido a la extrema calma y al metabolismo reducido durante la meditación profunda, la respiración se vuelve lenta y tenue, de manera natural. Si colocas tu dedo bajo tus fosas nasales, no podrás sentir el aire caliente de la respiración. 

 

Realmente no hay ningún atajo para aprender esta respiración. Viene de manera automática sólo cuando uno se halla en meditación profunda.  

Así como es la respiración es la mente. Así como es la mente es la persona. El control de la respiración te conducirá al control de la mente, y finalmente a la liberación. 

Informarme sobre próximos programas