Bhupendranath Sanyal Mahasaya

Un muchacho de dieciséis años, iniciado en Kriya Yoga, estaba de pie ante el gran maestro Lahiri Mahasaya con un puñado de flores, un corazón humedecido, y lágrimas corriendo por su rostro.

 

El gran maestro le rogó a su gurú que confirmara su sueño en la santa morada de su Gurudev. Conmovido profundamente por su profundo anhelo por la divinidad, pureza y humildad, Lahiri Mahasaya hizo realidad el sueño del muchacho iniciándole en el sagrado camino de Kriya Yoga.

 
Bhupendranath Sanyal Mahasaya nació el 20 de enero de 1877, en el pueblo de Sadhana Para, en el distrito de Nadia, en Bengala Occidental, India. Esta zona es una tierra santa y espiritualmente fértil que ha dado a luz a muchas grandes personalidades, sabios y santos, como Sri Caitanya Mahaprabhu, Paramahamsa Hariharananda y Shri Sitaram Das Omkaranath.   

Temprano en la vida, cuando apenas tenía dos años, su madre falleció y lo abandonó por completo al cuidado, alimentación, y orientación de su tío materno, la hermana mayor, y el esposo de su hermana.

 

Sanyal Mahasaya floreció en una persona divina llena de alegría interior y belleza en el ambiente espiritual de esta familia de brahmines. Su práctica espiritual regular comenzó en 1890 a la edad de trece años justo después de su ceremonia del cordón sagrado y de su iniciación en el gayatri mantra.

 

Pasaba su tiempo leyendo libros religiosos, escrituras, y reuniéndose con personas espirituales, santos y sabios. Su práctica espiritual y educación fueron impedidos por frecuentes enfermedades durante sus estudios y, posteriormente, en su época universitaria.  

Las frecuentes enfermedades de Sanyal Mahasaya obligaron a su hermana a buscar la intervención de su Gurudev. Él la calmó, sin embargo, diciendo que Sanyal Mahasaya viviría mucho tiempo, y que muchas obras aguardaban urgentemente su atención para ser plenamente llevadas a cabo.

 

Sanyal Mahasaya era tan sincero, dedicado y comprometido con la práctica de Kriya Yoga que rápidamente ascendió a técnicas y experiencias superiores. Ésto inspiró a su Gurudev a permitirle iniciar a otros en Kriya Yoga.  


Lahiri Mahasaya, presintiendo su inminente partida de esta tierra, omniscientemente aconsejó a su querido discípulo Sanyal Mahasaya que aprendiera otras técnicas superiores de Panchanan Bhattacharya, un discípulo muy avanzado y fundador de Arya Mission, y que difundiera el mensaje de Kriya Yoga.

 

A pesar de su declarada determinación de aceptar una vida monástica, Sanyal Mahasaya estaba destinado a casarse con Kalidasi Devi a la edad de veintiún años, siguiendo las huellas de su ideal y ejemplar Gurudev.

 

Al desempeñar sus tareas domésticas, como padre de dos hijos y cuatro hijas, no hay ninguna evidencia de que alguna vez se haya desviado del camino del Kriya Yoga. Ascendiendo a un estado de autorrealización en 1902, fue ampliamente adorado como un yogui bien establecido y plenamente consumado.

 

Sus talentos y habilidades, su carácter sin mancha, puro, así como su enriquecimiento espiritual interior, crearon una estrecha amistad con Rabindranath Tagore, con quien trabajó como profesor desde 1902 hasta 1909, fundando el Instituto Shantiniketan.

 

La sagrada serenidad de Puri le atrajo a peregrinar hacia allí muchas veces. Estableció allí un ashram llamado Gurudham en 1923 y un ashram llamado Bhagalpur en 1924. Bhagalpur se convirtió en un centro para la difusión del Kriya Yoga.  

Escritor talentoso y prolífico, Sanyal Mahasaya escribió muchos libros espirituales y comentarios sobre el Bhagavad Gita en bengalí, demostrando su comprensión de las escrituras a la luz del Kriya Yoga.

 
El 18 de enero de 1962 ingresó en la morada eterna conocida como mahasamadhi, pero sigue siendo inmortal en los corazones de miles de devotos y buscadores espirituales que tuvieron una vislumbre de un antiguo rishi, un gran yogui, y un guía y maestro divino. 

Informarme sobre próximos programas